Embrace, el smartwatch diseñado para salvar vidas

Empatica es una compañía con base en Cambridge, Massachusset, surgida de los laboratorios del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusset), que se centra en la medición y análisis de datos humanos, y recientemente ha presentado en la web de crowdfunding Indiegogo. Embrace, un smartwatch que recoge constantes vitales del usuario, desde un punto de vista médico, y que puede ayudar a quien lo lleve puesto a predecir un ataque epiléptico.

El reloj Embrace, al igual que otros wearables centrados en temas de fitness y salud, muestra la hora y mide parámetros relacionados con la actividad física y los patrones de sueño. Pero Embrace va un paso más allá, al medir los niveles de estrés del usuario, monitorizando la actividad electrodérmica (EDA). Básicamente, la EDA es la medición de la conductancia de la piel: cuando una persona se excita o estresa, la cantidad de sudor en su piel fluctúa. Los sensores incluidos en Embrace son capaces de medir los pequeños cambios en la conductancia de la piel y comunicarlos mediante vibraciones cuando la persona que lleva puesto el reloj está experimentando niveles de estrés más altos de lo normal.

La capacidad de cuantificar los niveles emocionales puede tener algunas aplicaciones prácticas interesantes pero, sobre todo, resulta un indicador muy útil a la hora de predecir ataques epilépticos. Para entender el por qué, tenemos que remontarnos un par de décadas atrás en el MIT.

El Embrace es el producto resultante tras un largo camino trabajando en su desarrollo. Desde la década de los 90, Rosalind Picard ha estado investigando la mejor manera de medir las emociones a través de sensores. En 2007 Picard (que en esos momentos era la directora del grupo Affective Computing en el MIT) desarrolló el iCalm, un wearable que medía los niveles de EDA en la muñeca. Su objetivo era poder cuantificar las emociones, especialmente las de personas con autismo no verbal. En aquellos momentos, no era consciente de que estos sensores también serían capaces de predecir ataques epilépticos.

Aquí podeis ver el vídeo de presentación del Embrace:

Un año, durante las vacaciones navideñas, uno de sus estudiantes se llevó los sensores a casa para medir los niveles de EDA de su hermano, que era un autista no verbal. El estudiante pretendía averiguar qué le causaba estrés a su hermano, de modo que le ajustó los sensores en ambas muñecas, mientras Picard monitorizaba remotamente los datos. Un día, notó niveles anormalmente altos de EDA en la parte derecha del cuerpo, pero no en el izquierdo. En su momento, Picard supuso que se trataba de un error en los sensores. Sin embargo, cuando le preguntó a su estudiante lo que había ocurrido ese día, éste le contestó que su hermano había sufrido un grave ataque epiléptico 20 minutos después de que los sensores recogieran estos niveles anormalmente altos de EDA.

Esto supuso un gran descubrimiento para Picard, y se dijo que, si los ataques epilépticos podían predecirse midiendo la conductancia en la piel, ¿por qué no desarrollar un reloj que pudiera recoger estos datos diariamente? De modo que Picard se asoció con Matteo Lai, de Empatica, y empezaron a trabajar en ello.

Los sensores de Empatica son muy conocidos y respetados en el mundo científico. Antes de crear Embrace, los wearables de Empatica se utilizaban exclusivamente en hospitales e instituciones de investigación de todo el mundo, para cuantificar datos biométricos. Los sensores, que se colocaban en las muñecas del paciente, eran muy precisos, pero también muy aparatosos. Lai y Picard se propusieron crear un dispositivo con calidad médica, y que pudiera llevarse diariamente con comodidad. Para eso encargaron su diseño a la firma Pearl Studios.

El mayor problema que se planteaba a la hora de diseñar el dispositivo era convertirlo en algo que fuera cómodo de llevar puesto porque, tal y como razonaba Mladen Barbaric, cofundador de Pearl Studios, “si no lo llevas puesto, no podrá salvarte la vida”. Esto significaba que el Embrace tenía que ser pequeño, lo cual suponía un gran desafío, si consideramos la cantidad de sensores que se necesitan para que funcione. También tenía que ser atractivo:“fue un proceso doloroso, de tener que eliminar cosas”, dice Lai, “cuando estás en una compañía de ingeniería quieres tener lo mejor de cada cosa, pero a veces, lo mejor de cada cosa no es lo que la gente necesita. No puedes convencer a la gente de que se ponga un reloj enorme simplemente porque a los científicos les gusta.”

Smartwatch Embrace

El Embrace tiene un aspecto bastante minimalista, consiste en un brazalete delgado, con un discreto cuadrado que contiene los sensores. No hay interfaz táctil, sólo un círculo que se enciende para mostrar la hora y comunicar los niveles de estrés. La mayoría del contexto proviene de la aplicación para smartphone que lo acompaña, que recibe los datos por medio de Bluetooth de baja energía. Mantiene un registro de la actividad diaria y comunica el aumento en los niveles de EDA del usuario. Si la persona que lleva el reloj llega a tener un ataque epiléptico, la aplicación alertará a un contacto de emergencia para que pueda ayudarle. Además, según Empatica, la carga del dispositivo durará hasta una semana.

En resumen, el Embrace representa esencialmente el próximo nivel de los cuantificadores de fitness, y Empatica podría haberlo comercializado fácilmente de ese modo. Por supuesto, con el nuevo reloj de la firma puedes contar el número de pasos que das, o monitorizar tus patrones de sueño, y probablemente mucha gente utilizará el Embrace simplemente para estas cosas, pero los datos recogidos por sus sensores tienen una utilidad que van más allá de la auto-cuantificación por el simple hecho de mantenerse en forma. El Embrace es capaz de recoger datos del mundo real en una escala hasta ahora nunca vista por los investigadores, y supone un avance para la investigación de la epilepsia, pero está claro que en el futuro, la tecnología de sensores EDA del Embrace podrá utilizarse para monitorizar otros parámetros relacionados con diferentes enfermedades. Como dice Barbaric, “hay mucha gente poniéndose sensores en la muñeca y diciendo que pueden recoger datos, pero en Empatica están cogiendo estos datos y utilizándolos para cosas realmente útiles.”

La campaña en Indiegogo recaudó más de un 500% de su objetivo inicial y ahora se puede adquirir por 199 dólares en la web de Empatica.